Minerales

Explorando la malaquita: más allá del verde

Introducción de la malaquita

Es un carbonato básico de cobre, este nombre proviene del termino griego «Malache», que significa Malva, y otra palabra griega que significa blando, por eso su dureza es de 3.5 a 4.5  en la escala de Mohs. Se pueden tallar fácilmente con forma de objetos, joyeros, figuras…

Es uno de los minerales más antiguos que existe en el planeta, se puede encontrar donde hay yacimientos con azurita y cobre, que se encuentran en EEUU, África, Chile, Rusia, España, etc…

Utilidades en la antigüedad

La malaquita se utilizaba como maquillaje: las mujeres egipcias se pintaban los ojos en color verde con el polvo de la malaquita, a pesar que esta práctica fue asociada posteriormente como perjudicial para la salud ya que su aplicación en forma de polvo era tóxica.

También se utilizaba con fines decorativos como ornamentación o pintura.

Malaquita, el mal quita

Como ya hemos mencionado, la malaquita » los males quita», es una importante piedra protectora que absorbe las energías negativas y las polucionantes, como la contaminación de plutonio o cualquier radiación, se recomienda las personas que viven cerca de una fuente de radiación nuclear o natural el llevarlo encima o tenerlo en casa.

Propiedades

  • Útil para los calambres.
  • Evita las energías electromagnéticas.
  • Puesta sobre el plexo solar, facilita un profundo alivio emocional.
  • Estimula los sueños.
  • Repara el entramado áurico.
  • Era una piedra protectora para las embarazadas.
  • Símbolo de juventud eterna y de la vida después de la muerte.

Es una piedra de transformación, es perfecta para el proceso de crecimiento espiritual, y sintoniza con tu guía espiritual.

Cuidados y limpieza de la malaquita

La malaquita se deberá limpiar con mucha frecuencia, porque se satura por impregnación de energías. Se limpia sumergiéndola en una tisana fría de salvia o también se puede con el humo del palo santo.

Nunca se deberá sumergir  con agua y sal, porque es una piedra muy porosa y la sal entra en el poro y puede cambiar su aspecto y brillo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *